FANDOM



Historia

Kouga y Muramasa

Muramasa y Kōga

Cientos de años antes de los eventos principales narrados en el anime la Sociedad de Almas se encontraba inmersa en una guerra civil, y el caos reinaba en todo el Seireitei. El Capitán de la 6ª División y líder de la familia noble Kuchiki de aquel entonces, Ginrei Kuchiki, comprende que sólo la acción y una firme ofensiva podrá acabar con los rebeldes y permite a su yerno, Kōga, un Shinigami con un muy prometedora carrera por delante, que tome parte en los ataques.

Kōga posee una Zanpaku-tō muy poderosa, Muramasa, con la que es capaz de volver a las Zanpaku-tō de sus enemigos en su contra y derrotarlos sin grandes problemas. Pese a ello, Ginrei se muestra suspicaz con Kōga y por la influencia que tiene sobre él y su estado de ánimo su Zanpaku-tō, ya que duda de la fortaleza de su corazón.

En los momentos bajos de Kōga, en los que se siente infravalorado por su suegro, el espíritu de Muramasa aparece frente a él y le reconforta, asegurando que juntos serán capaces de cambiar el mundo entero, si tal es su deseo. Sin embargo, la brillante carrera de Kōga es bruscamente interrumpida al ser víctima de un complot y acusado falsamente de traidor al Seireitei, siendo encarcelado de inmediato.

En este grave situación, Muramasa acude al lado de su dueño y le conmina a hacer justicia y limpiar su nombre, ante lo cual Kōga se escapa y mata a los conspiradores. Mas, cuando se da cuenta de lo que ha hecho y de que su vida y su carrera estaban acabadas, Kōga escapa del Seireitei y pasa a vivir en el Rukongai, donde comienza a matar a seres inocentes como señal de su frustración. Ante una situación así, Muramasa desaprueba a su dueño y se preocupa más que nunca por él, pero como toda recompensa recibe golpes e insultos, de tal forma que el vínculo que existe entre los dos empieza a debilitarse.

La falta de armonía y de sincronización con Muramasa acaba pasándole factura a Kōga, quien ya se encuentra prácticamente inmerso en la locura cuando acuden a su encuentro Ginrei Kuchiki y Shigekuni Yamamoto-Genryūsai. Los dos ancianos capitanes sellan sin grandes problemas a Kōga, quien trata en vano de llamar a Muramasa. Éste se encuentra en su mundo interior y no es capaz de oír la voz de auxilio de su dueño. Con el paso del tiempo, el estado de preocupación de Muramasa crece y acaba por caer en la desesperación al comprender que Kōga ha sido apartado de él, decidiéndose a centrar todos sus esfuerzos en volver a reunirse con su dueño y cumplir juntos su sueño de cambiar el mundo.

Sinopsis

Saga de los Cuentos Desconocidos de las Zanpaku-tō (sólo en anime)

La primera aparición de Muramasa en la historia se produce en una cueva en la que se encuentran esperando los espíritus de las Zanpaku-tō que ya han sido liberados de sus dueños. Cuando Haineko se aproxima a él para preguntarle cuándo abandonarán aquel lugar, éste le contesta que aún está esperando a otros de sus camaradas, y procede a presentar al miembro recién reclutado, que no es otro que Hyōrinmaru.

Posteriormente, viendo que no es capaz de convencer a Ryūjin Jakka, la Zanpaku-tō del Comandante General Yamamoto para que se una a la rebelión, Muramasa envía a Minazuki, Katen Kyōkotsu y Sōgyo no Kotowari al cuartel de la 1ª División para sellar al poderoso Shinigami, algo que eventualmente acaban por conseguir.

Con Yamamoto y su Zanpakutō fuera de escena, Muramasa cita en la cima del Sōkyoku al resto de Capitanes, Subcapitanes y algunos otros Shinigamis de alto nivel, donde se presenta como el líder del movimiento de liberación de las Zanpaku-tō, quienes serán ahora las que controlarán a los Shinigamis y no a la inversa, como ha sido durante tantos años. Muramasa procede a invocar a los espíritus de las Zanpaku-tō de los Shinigamis presentes en aquel lugar, que comienzan a destruir el Seireitei.

Ichigo vs Muramasa (1)

Primer enfrentamiento entre Ichigo y Muramasa

Al día siguiente, mientras las luchas aún continúan, Muramasa aprecia la resistencia que opone Byakuya Kuchiki y decide enviar contra él al espíritu de su propia Zanpaku-tō, Senbonzakura. A raíz de este enfrentamiento, Byakuya desaparece sin dejar rastro alguno, y su hermana Rukia Kuchiki emprende su búsqueda hasta que es atacada por Sode no Shirayuki, huyendo al mundo de los vivos para conseguir refuerzos por parte de su amigo Ichigo Kurosaki, el Shinigami sustituto.

Muramasa ya tenía noticias de la existencia de Ichigo y de su poderosa Zanpaku-tō, y para tratar de poner a Zangetsu de su parte planeó la ofensiva de Sode no Shirayuki, con la esperanza de llevar a Ichigo al Seireitei. Muramasa logra su propósito y aparece frente a Ichigo en el momento preciso para evitar que Rukia y Sode no Shirayuki vuelvan a reunirse.

Revelando que él es el espíritu de una Zanpaku-tō que llegó a asesinar a su antiguo dueño, explica a Ichigo sus planes de liberar a todas las Zanpaku-tō de lo que él denomina "esclavitud", decidido como está a que ahora sean ellas las que gobiernen a los Shinigamis, y no a la inversa. Ichigo se dispone a combatir con Muramasa, mas éste sentencia el enfrentamiento al liberar el espíritu de Zangetsu y volverlo contra su dueño.
Muramasa y Zangetsu

Muramasa libera a Zangetsu

Lo que Muramasa no esperaba de ninguna forma era el gran poder del hollow interior de su enemigo, que pone al propio Zangetsu contra las cuerdas y llama tanto la atención al líder de la rebelión de las Zanpaku-tō que decide entrar en el mundo interior de Ichigo.

Como éste se niega a explicarle la naturaleza de aquella sorprendente fuerza, Muramasa usa sus poderes para paralizar al Shinigami sustituto y convocar a la fuerza a la parte Hollow de Ichigo, a quien también trata de reclutar.

MuramasavsHollowIchigo

Muramasa vs Hollow Ichigo

Sin embargo, el Hollow interior de Ichigo no se ve afectado en absoluto por los poderes de Muramasa y le ataca, forzándole a actuar a la defensiva hasta que se percata de que jamás podrá controlarle y opta por tratar de destruirle. Viendo que su parte Hollow está a punto de ser aniquilada, Ichigo acaba ayudándole, para sorpresa de Muramasa.

Muramasa le pregunta por qué un Shinigami protege a un Hollow. Ichigo le responde que él no es un Shinigami, sino un humano, y a continuación mediante su propia presión espiritual expulsa a Muramasa de su mundo interior, regresando ambos a la consciencia en el Seireitei, y continuando así el combate con Zangetsu.

Muramsa-vs-hollow-ichigo

Muramasa se encuentra con el Hollow de Ichigo en su mundo interno

Con la ayuda de su lado Hollow, Ichigo derrota al espíritu de su Zanpaku-tō. Muramasa pregunta a Ichigo por qué se atreve a luchar con todas sus fuerzas con su antiguo compañero mas, antes de que pueda llegar más allá de pensar que lo hacía por honor a Zangetsu y al vínculo que les une, el propio Muramasa comienza a desvanecerse y, sin explicar qué es lo que le ocurre, opta por la retirada.

573px-MuramasaAbsorbingMenos

Muramasa absorbiendo a un Hollow

Cuando se encuentra solo, Muramasa se dice a sí mismo que Ichigo debe tratarse de una pieza de gran importancia a tener en cuenta para sus planes, y ordena a los otros espíritus de las Zanpaku-tō que traten de capturarlo. Seguidamente, Muramasa parte sin dar explicaciones a nadie al Bosque de Menos, en el Hueco Mundo, donde asesina a numerosos Gillian y algún Adjuchas, pese a su andar vacilante y enfermizo.

Al parecer, Muramasa está buscando algo en especial, que encuentra en una sombría figura que se asemeja bastante a la silueta de lo que siempre se ha entendido como un Vasto Lorde, a quien logra subyugar y absorber mediante sus poderes espirituales, para así recobrar fuerzas.

Cuando regresa a la Sociedad de Almas, se topa con Ichigo y las Shinigamis Hinamori y Matsumoto, pero está aún demasiado débil para poder hacerles frente a todos ellos, teniendo que salir en su auxilio Senbonzakura. Con una sonrisa de agradecimiento, Muramasa contempla el combate entre Ichigo y Senbonzakura, mas acaba siendo detenido por el mismísimo Byakuya Kuchiki, quien al parecer ha decidido unirse a Muramasa.

En el refugio subterráneo de las Zanpaku-tō, Muramasa presencia satisfecho cómo Byakuya mata a Sode no Shirayuki, evitando así que su hermana Rukia pueda llegar a recuperar sus poderes, y considera que un hecho así es una prueba más que suficiente de su lealtad.

Seguidamente, Muramasa envía a Byakuya y a Senbonzakura al Seireitei, donde entregan los restos de Sode no Shirayuki a Rukia y entablan combate con todos los Shinigamis con los que se topan. Así mismo, Muramasa envía a todos los demás espíritus de las Zanpaku-tō (con la excepción de Minazuki, Katen Kyōkotsu y Sōgyo no Kotowari) en pos de Byakuya, de tal forma que se produce una batalla entre Shinigamis y Zanpaku-tō, que finaliza con la derrota de la mayor parte de los espíritus.

Este hecho no alarma a Muramasa, sino que incluso parece satisfacerle, y sigue centrado en mantener sellado al Comand
Muramasa y Ryujin Jakka

Muramasa se hace con el poder de Ryūjin Jakka

ante General Yamamoto mientras espera la llegada de los Shinigamis a su escondite, algo que no tarda en producirse. Mientras el resto de los espíritus se encargan de mantener ocupados a los demás Shinigamis, Muramasa entabla combate con Ichigo una vez que éste llega al lugar donde se encuentra Yamamoto.

Allí, el líder de la rebelión de las Zanpaku-tō hace que Ichigo emplee su máximo poder, recurriendo a su bankai y a su Máscara Hollow para lanzarle un Getsuga Tenshō. Sorprendentemente, era esto lo que estaba esperando Muramasa que sucediera, y se encuentra lo suficientemente preparado como para sacar partido a este hecho, absorber durante unos instantes la poderosísima técnica de su enemigo y lanzarla hacia la barrera que mantiene aislado a Yamamoto, liberándolo.

Entonces se revela que el Comandante General en realidad nunca había sido sellado, sino que fue él mismo quien creó la barrera para impedir que Muramasa accediese al poder de Ryūjin Jakka. Al enterarse los espíritus de las Zanpaku-tō de que sólo habían sido peones en el juego de Muramasa, le atacan enfurecidos, mas ya es demasiado tarde, pues éste ahora ha sido capaz de someter a Ryūjin Jakka, y con sus llamas abrasadoras destruye a Katen Kyōkotsu y a Sōgyo no Kotowari, antes de marcharse y prometer usar sus poderes recién adquiridos para destruir la Sociedad de Almas.

A la vez que Yamamoto revela a Ichigo que Muramasa mintió cuando le dijo que había asesinado a su maestro, Kōga Kuchiki, y que sus verdaderos planes son liberarlo de la prisión a la que fue sometido después de poner en peligro el Seireitei, el espíritu de la Zanpaku-tō llega al Pueblo Karakura, con la ayuda de Byakuya Kuchiki.

616px-Muramasa at Koga Lake

Muramasa en el lago de Kōga

Nada más llegar al lugar donde se encuentra Kōga, Muramasa es interceptado por Orihime Inoue, pero su estado es muy débil y acaba perdiendo el conocimiento, después de haber comenzado a llorar sangre. Orihime cura a Muramasa mediante su Sōten Kisshun, afirmando que no puede dar de lado a nadie, aunque sea un enemigo de Ichigo, mas al poco de volver a ponerse en pie el espíritu de Zanpaku-tō, llegan al lado de Orihime sus amigos Uryū Ishida y Yasutora Sado.

Senbonzakura logra mantener ocupado durante un tiempo a Ishida, momento que aprovecha Muramasa para entrar en el mundo de Chad y combatir dentro de él con ilusiones, hasta que Orihime detiene los combates y le pregunta por qué les ataca y cuál es el motivo de su tristeza.

Aunque en un principio Muramasa se siente conmovido por las palabras de Orihime, no tarda en reponerse y dirigirse hacia donde se encuentra Kōga, dejando tras de sí a Senbonzakura y a unos Hollows que han salido de él mismo para que mantengan ocupados a Orihime, Ishida, Chad y la recién llegada Rukia. Finalmente, Muramasa logra su objetivo y consigue levantar el sello que mantenía prisionero a Kōga, ante la sorprendida mirada de los Ryoka, a los que se ha unido Ichigo, después de haber escapado de la prisión ígnea de Ryūjin Jakka.

Nada más ser liberado, Kōga atraviesa con una de las armas que le mantenían cautivo a Muramasa y cuando éste, tan sorprendido que apenas es capaz de articular palabra, le pregunta por qué le ha atacado, el antiguo Shinigami le responde que le ha dado su merecido por haberle abandonado cuando le necesitó en el pasado.

Muramasa comprende entonces que la comunicación entre él y su dueño se había visto seriamente afectada a consecuencia de la falta de armonía existente entre ambos, pero Kōga sigue sin entenderlo y se dispone a destruir al espíritu de su Zanpaku-tō. Byakuya se interpone entre ambos y se dispone a luchar contra Kōga con la intención de mantener impoluto el orgullo de la familia Kuchiki, ante lo cual Muramasa mantiene su propósito de ayudar a Kōga pese al constante desprecio al que le somete.

Finalmente, Kōga le dice que él solo ya es lo suficientemente poderoso para luchar y que no le necesita, algo que horroriza a Muramasa hasta tal punto que pierde el control de sí mismo e, inmerso en la más profunda desesperación, empieza a liberar a la ingente cantidad de Hollows que había absorbido. La energía inestable de Muramasa causada por su desconsuele finalmente hace que su cuerpo colapse y forme un vórtice que vuelve a absorber a los Hollows fusionándolos y transformando a Muramasa en un Hollow con un enorme parecido a lo que siempre se ha pensado que es un Vasto Lorde.

Orihime se percata que incluso en ese estado Muramasa trata de luchar consigo mismo y recuperar el control, pero que su soledad y melancolía han hecho que acabe sucumbiendo a su parte Hollow, que ha aparecido a raíz de absorber a estas criaturas para mantenerse con vida, en ausencia de su dueño Shinigami.

Muramasa colapsa

La segunda transformación de Muramasa colapsa

Ante esta situación, Ichigo se enfrenta a Muramasa Hollowficado y aparentemente llega a derrotarle, mas éste muestra una segunda transformación, convirtiéndose en una gigantesca criatura gelatinosa que absorbe al Shinigami sustituto y comienza a expeler Gillian.

Afortunadamente, un gran número de Shinigamis del Gotei 13 y espíritus de sus Zanpaku-tō llegan para combatir contra los nuevos enemigos, derrotándoles, mientras que en el interior de aquel ser Ichigo descubre encontrarse en lo que es el mundo interior de Muramasa.

636px-Muramasa Hollow Dome Gillians-1-

Muramasa invoca a muchos Menos Grande

El espíritu de Zanpaku-tō se sorprende de ver allí a Ichigo, pero aun mismo tiempo queda aliviado, pues sabe que el poder de los Hollows que ha ido absorbiendo está desapareciendo y dentro de poco necesitará otra fuente de poder, si no quiere sucumbir por completo.

Ichigo mantiene que ya no tiene ninguna razón para seguir luchando con él, más Muramasa emplea sus cuerdas espirituales para aprisionar al Shinigami sustituto, hasta que éste descubre el mecanismo de acción de esta técnica y logra liberarse, alterando la superficie del agua donde se ve su reflejo.

Seguidamente, Muramasa decide emplear sus poderes ilusorios, mas Zangetsu acude a la ayuda de Ichigo, ofreciéndole sus ojos para que sea inmune a los ataques de su enemigo y acaba superando con facilidad al espíritu de Zanpaku-tō. Viéndole en un estado lastimero, Ichigo afirma comprender la amargura de Muramasa, aduciendo que es debida a no haberse podido comunicar con su dueño, algo que toda Zanpaku-tō debe hacer con su Shinigami. Como Muramasa se niega a escuchar, Ichigo mantiene que la rebelión de las Zanpaku-tō que encabezó no era más que una excusa para dar con Kōga.

Los dos contendientes finalmente se lanzan el uno sobre el otro, y en el choque final en el cual Ichigo se alza con la victoria. El mundo interior de Muramasa desaparece, y con él el enorme ser que amenazaba con destruir Karakura. Muramasa se sumerge en lo más profundo del lago y se prepara para morir en silencio cuando se sorprende de oír en su interior la voz de Ichigo y notar que éste acude en su rescate y lo saca a flote. En la superficie, Muramasa admite sus errores y acaba muriendo en paz, finalmente feliz por haber encontrado a alguien que deseaba haberle conocido y comprendido más profundamente.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.